Lipoescultura

 

Hasta hace pocos años las deformidades por acúmulos grasos localizados no tenían una solución quirúrgica aceptable, siendo la liposucción la técnica que ha revolucionado la corrección de estos problemas. La liposucción no es un tratamiento de la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las cuales persisten acúmulos grasos habitualmente rebeldes a los regímenes dietéticos. Mediante esta técnica se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, tobillos, brazos, abdomen, espalda, cuello, etc. En algunas ocasiones es complementaria a otras intervenciones (estiramiento facial, abdominoplastia, etc.).

 

Actualmente denominamos a la técnica Lipoescultura pues aplicamos técnicas de lipoestructura que es el procedimiento que nos permite restaurar y aportar volumen y remodelar distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno. Una vez realizada la operación, se utilizará un vendaje compresivo o una prenda elástica según el área tratada.

A las pocas semanas  la recuperación de la figura es un hecho una vez eliminados los acúmulos grasos localizados que popularmente denominamos cartucheras, michelines, papada, etc.