Reducción o Elevación de Mamas (mastopexia)

El propósito de la intervención es el remodelamiento de las mamas, recolocándolas en su posición y modificando su volumen al deseado por la paciente. En ocasiones lo que se corrige es un exceso de piel (Mastopexia), generalmente provocado por la lactancia o el adelgazamiento y en otras el exceso es tanto cutáneo como de tejido glandular (Reducción de Mamas). En ambos casos, es fundamental reubicar las areolas a su posición anatómica.

Aunque hay diferentes técnicas que se utilizan en función del tamaño del pecho, edad de la paciente, etc., en general, son necesarias incisiones alrededor de la areola, verticales y horizontales en el pliegue submamario (en forma de ancla). La intervención se realiza bajo anestesia general, y el cirujano extirpa la piel, la glándula y la grasa excesiva, sitúa el pezón en su localización correcta y luego remodela la mama remanente. Después de la operación se coloca un sujetador-vendaje y se guarda reposo hospitalario durante 24 horas aproximadamente.

El resultado cambia la vida de las pacientes que recuperan la posibilidad de vestir las prendas y tallas que antes no podían, dejando atrás los permanentes dolores de espalda y los complejos de autoestima en su desnudo o en la práctica de actividades físicas y deportivas.