Aumento de Mamas

El único método definitivo para conseguir un aumento del volumen mamario es mediante la implantación de unas prótesis mamarias por detrás de la glándula existente. Existen otros métodos que utilizan tejidos del propio cuerpo y que se usan, sobre todo, en Cirugía Reparadora.

El implante mamario puede colocarse por detrás o por delante del músculo pectoral, dependiendo de cada caso concreto. Normalmente la incisión de abordaje para implantar la prótesis está situada en el surco submamario o alrededor de la areola, realizándose la operación bajo anestesia general.

La prótesis que se utiliza en casi todos los casos es la de elastómero de silicona rellena de gel cohesivo, que ha conseguido la disminución drástica de la llamada retracción capsular (el pecho se notaba duro, esférico y a veces molesto) a porcentajes inferiores al 2 %. Otras posibles complicaciones locales, como hematomas, infección, intolerancia a las suturas, etc., requerirán el tratamiento adecuado, pero tienen una incidencia extremadamente baja.

El resultado dota al paciente de un pecho natural, blando, con proyección y en el tamaño deseado.